Misticworld


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA

Ir abajo 
AutorMensaje
Iris Roberts
XxVampiroxx
avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 30/06/2008

MensajeTema: DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA   Vie Ago 08, 2008 7:45 pm

bueno, aqui les dejo uno q ando escribiendo en otro foro... haber si les gusta.... la mera verdad yo lo amo!!! XD....
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CAPITULO1:


Nos situamos en un cálido atardecer primaveral, y la encantadora e inteligente Lily Evans caminaba enrojecida y furiosa por los terrenos del colegio, cerca del bosque prohibido. Se acaba de pelear (para variar) con el guapo, hábil y creído de James Potter. Ni siquiera se acordaba del motivo de la pelea pero, ¿acaso eso importaba demasiado? ¡¡Ese chico tenía algo, no sabía el qué, que conseguía ponerla de mal humor!! Se apoyó contra el tronco de un árbol y cerró los ojos, intentando regular su respiración. Y allí, con los ojos cerrados, no pudo evitar que en su mente seproyectara la imagen de James antes de que iniciaran la pelea. Tenía el pelo alborotado por el viento y reía con Sirius por alguna de sus bromas o chistes... sacudió la cabeza, enfadada consigo misma. ¿A ver si iba a resultar que ella era como todas las cursis de su curso, enamoradas perdidamente de ese cretino o de su amigo Sirius?
No, no. Ese estúpido...
Debió ser el estar absorta en tales pensamientos el motivo de que no se diera cuenta de que cinco enormes chicos de séptimo curso se le acercaron con una sonrisa maliciosa en los labios. Antes de que le diera tiempo de enarbolar su varita, éstos ya la habían rodeado y uno de ellos ya le había cogido por la muñeca. Se acordaba perfectamente de él: era un bruto de Slytherin, de quien había defendido a un pobre Hufflepuf de primero. No pudo evitar una sonrisa sarcástica; entonces le había derrotado con un solo movimiento de varita, y ahora venía con todos sus amigotes a por ella... Intentó disimuladamente agarrarla y repetirlo, pero uno de los amigos de su contrincante, el que, por si no lo he dicho, se llamaba Brutus Mcray (sus padres se debían sentir muy ingeniosos el día que decidieron el nombre...), adivinó sus intenciones y se adelantó a ellas, arrebatándosela. Ella, viéndose desarmada y rodeada, forcejeó. Pero fue inútil, porque, aunque lograra librarse de las repugnantes manos de Mcray (algo más ancho y alto que ella) éste siempre la atraparla de nuevo y, aunque no hubiese sido así, tenía también a su alrededor a sus cuatro amigotes rodeándola. Gritar no le sirvió de nada: era muy tarde y estaban en una zona muy alejada del colegio y oculta a la vista.
- ¿Qué pasa? -se mofó Mcray, empotrándola contra el árbol mientras sus amigos se reían a su alrededor - ¿Te sientes inferior sin tu varita? Venga guapa, dame un
besito, anda...
Ella giró la cara y acertó a pegarle un sonoro bofetón.
Mcray parpadeó un momento, sorprendido y furioso, pero luego sonrió de nuevo, sabiendo perfectamente que en ese momento tenía una injusta ventaja y disfrutando con ello. Y, cogiendo ésta vez sus dos manos y pegándolas al tronco del árbol, amenazó siniestramente:
- Sí, pégame bonita, pégame, que me tendrás que pagar todo lo que me hagas...
-dejadla empaz!!!-grito una de sus mejores amigas, Paloma-no me obliguéis a usar esto- dijo mientras blandía la varita
-alguien viene a unirse a la fiesta-dijo Mcray-agarrenla-grito
Mientras 2 de sus amigos usaban la fuerza, contra su amiga, Lily, desesperada, gritó.
Mientras, a punto de entrar por el retrato de la sala común de Gryffindor, Sirius, James y Remus charlaban animadamente del último partido de quidditch, un Gryffindor contra Ravenclaw. De repente, James se paró en seco.
- ¿Qué te pasa, Cornamenta? - preguntó Sirius al tiempo que se giraba para mirarlo.
- Id entrando - dijo él a modo de respuesta.
- ¿Pero qué...?
-Ahora mismo no puedo explicarlo.
Sin más explicaciones salió corriendo hacia los terrenos mientras le acosaba un terrible presentimiento. Algo le había ocurrido, seguro... no, no podía ser, ¿cómo iba él a saberlo? Sin embargo, sentía en su interior una extraña opresión y una angustiosa certeza de que ella estaba en apuros. Sin saber muy bien el porqué, se encaminó corriendo por los terrenos del colegio hacia la linde del Bosque Prohibido. Entonces vio a Mcray y a los suyos molestando a alguien, a un chica de mediana estatura y de inconfundibles cabellos rojizos. Con la varita en mano, se acercó corriendo a ellos.
- ¡Soltadla! – gritó, temblando de rabia - ¡Dejadla en paz!
Todos giraron la cabeza para ver quién era el que hablaba.
A penas les dio tiempo a reaccionar, pues, rápido como el pensamiento, James lanzó un hechizo que dejó inconsciente a uno de ellos. Rayos de luces comenzaron a volar en una y otra dirección, pero él conseguía esquivarlos todos con gracia.
Uno más de sus contrincantes cayó, gracias a un muy bien lanzado Petrificus Totalus. Un hechizo del contrario le pasó muy cerca, abriéndole una herida en el brazo y provocando un grito de Lily, quien de inmediato fue lanzada por Mcray al suelo, dónde quedó hecha un ovillo , mientras otro de sus compañeros, asía lo mismo con Paloma, cuando su atacante volvía a intentar, sin mucho acierto y menos puntería todavía, acertar con su varita sobre James, cuyos ataques se intensificaron al ver como habían lanzado a las chicas al suelo (pues Paloma era su hermana) mientras su interior bullía de rabia al verlas acurrucadas y temblorosas en el suelo. Tres más cayeron, y, mientras le lanzaba un expelliarmus al otro y después un tarantallegra y lo dejaba bailando, no se percató de que Macray se le acercaba por la espalda, a punto de atacar a traición. Pero antes de que sus labios acabaran de pronunciar el maleficio, un rayo proveniente de otra varita le impactó en el pecho, pasándole muy cerca a
James pero sin rozarle siquiera, y lo tiró al suelo.
James miró hacia Lily, que seguía en el suelo, mientras que Paloma, que estaba a su lado, alzaba la varita mientras ambas respiraban entrecortadamente. Luego, rendidas, se acurrucaron una junto a la otra, mientras les corrían las lágrimas por el rostro. Él s acercó a ellas, pasando por encima de los cuerpos de sus contrincantes y pisando alguna que otra mano, y se sentó a su lado.
-¿Estás bien Pal?
- Si, James..-contesto- creo que me voy a la torre… no quiero hacer mal tercio-dijo parándose y llendose con ara di niña buena.
- ¿Estás bien Lil… Evans?
Ella asintió con la cabeza, sin dejar de llorar e intentando contener los sollozos. Finalmente no pudo aguantar y estalló en llanto. Él, sin poder soportar verla así, le abrazó e intentó consolarla. Quería volver a ver su sonrisa, quería que ella fuese feliz…
- No llores... – suplicó con voz cargada de sentimiento – por favor, no llores. Grítame, o pégame, pero no llores por favor...
Le puso los dedos bajo la barbilla y le levantó suavemente el rostro. Sus miradas quedaron al instante atrapadas la una en la otra, atraídas por un irresistible magnetismo mientras la luna se empezaba a asomar en la noche e iluminaba suavemente sus rostros.
- Gracias -susurró ella, algo turbada.

- Lo haría otra vez por ti... Lily.
Ella parpadeó y sonrió tímidamente.
Él, movido por otro presentimiento, supo que ese era el momento; acercó su rostro al suyo y le besó suavemente, mientras las ramas de los árboles se mecían a su alrededor, felicitándoles.
Luego ella sonrió leve y dulcemente y, apoyando la cabeza contra su pecho, murmuró una sola palabra:
- Cretino...

Después del incidente en el bosque los dos volvieron juntos al colegio, provocando murmullos de asombro por los pasillos (creo que era la primera vez que se los veía juntos sin pelearse). Llegaron a la sala común y pronunciaron la contraseña que abría el hueco del retrato. James dejó pasar gentilmente a Lily y pasando él después. Allí estaban Lunático y Canuto esperándoles (Colagusano estaba en la enfermería, recuperándose del ataque del rastrillo al que sin querer había dotado de movimiento).
- ¡Cornamenta! – saludó Lupin al tiempo que se ponía de pie - ¿Cornamenta? – repitió incrédulo al ver que le cogía de la mano a Lily y que ella se la apretaba con cariño.
Sirius se apartó un mechón de pelo de la cara y les miró con una perezosa sonrisa sin levantarse del cómodo
illón en el que estaba repantigado.
- Vaya... algo de esto se nos escapa Lúnatico. Dime Evans, el golpe en la cabeza ¿te lo has dado tú o te lo ha dado él?
- Ya vale, Canuto – se quejó James con un tono de advertencia en la voz.

Hubo un momento de silencio, que Lily rompió.
- Me voy a dormir. Buenas noches Lupin, buenas noches Black. Buenas noches… James – dijo, bajando brevemente la mirada.
- Hasta mañana – susurró él, besándole con suavidad.

Ella sonrió y se alejó por las escaleras, intentando calmar los desenfrenados latidos de su corazón.
James se dejó caer en el sillón.
- Bueno Cornamenta… ¿no tienes nada que contarles a tus colegas? – preguntó Sirius con una sonrisa burlona.
- Déjalo ya – le dijo James, fingiendo molestarse pero con una sonrisa delatora en los labios.
- No te vas a librar así de nosotros… ¡A eso venían tantas prisas! Pero nos lo podías haber contado… ¿Qué ha sido? ¿Una poción? ¿Chantaje? ¿Alguna maldición?
- Venga Canuto, no seas así
– intervino Remus, sentándose con ellos - James está a punto de contárnoslo, ¿verdad?
James, a su pesar, no pudo evitar que su sonrisa se ensanchara.

- Bueno, ya sabéis que siempre me ha gustado… - contó, revolviéndose el cabello con la mano – Pues resulta que yo a ella también así que…– se encogió de hombros, dando el asunto por zanjado.
- Jajaja, Cornamenta, eres un tigre – se carcajeó Sirius.
-Hay y tu no, Canuto? ¿Qué mi primita no cuenta?
Sirius se quedo callado.
- Bueno chicos – bostezó Lupin – No sé vosotros, pero yo… - bostezó de nuevo - me voy a dormir.
La idea tuvo buena acogida, y los tres subieron a la habitación, riendo y bromeando. Mientras, en un rincón de la Sala, una chica contemplaba con mirada sombría como se iban a dormir. Luego, con rostro decidido, empezó a escribir en un pergamino.

A Lily le despertó el sonido del despertador a la mañana siguiente. Maldijo por lo bajo; era sábado, pero se había olvidado de apagarlo la noche anterior. Se quedó un rato tumbada en la cama, pensando… y una sonrisa floreció en sus labios junto con un leve sonrojo al recordar los sucesos de la tarde anterior. James podía ser un cretino, pero la verdad es que ese toque creído tenía su encanto especial…
Maravillada y algo asustada de los fuertes sentimientos que el chico despertaba en ella, Lily se levantó y, después de ducharse y vestirse, fue a despertar a Paloma para que después de que ella también se duchara y arreglara, salieran juntas a la Sala Común.

En la Sala Común se encontró a Sirius y, como no le queria quedarse a con é,l pues venia Paloma con ella, le saludó y después de que Paloma, muy enojada, por haber visto que Sirius que desde temprano la empezó a rondar, se fueron a desayunar.

Sirius contempló como salían de allí y se quedó en la Sala ojeando perezosamente un
catálogo de la tienda de Quidditch del callejón Diagon y pensando como hacer que Paloma le hiciera caso.

De repente se abrió el hueco del retrato, y entró por él una chica, que el conocía solo de vista, pero que no le llamaba la atención, pues toda su atención la tenia Paloma, como bien decía Lupin, aparte ella era un curso mas abajo que el y el no creía poder fijarse n alguien como ella.
La chica miró a su alrededor y pareció percatarse de la presencia de Sirius.

- Hola – saludó amablemente, con una seguridad poco propia de alguien que habla con él, a no ser que sea Lili o Paloma – Mi nombre es Delia Blythe. – Explicó –supongo que debes ser …
-Sirius Black-contesto el
-Mucho gusto-dijo ella con una sonrisa en los labios, que a el hiso que la sangre le hirviera.
Si Sirius se sintió en algún momento desconcertado no lo demostró, sino que se limitó a mirarle un momento y a contestar.
-¡Ah! Y por cierto – añadió, recordando sus modales – buenos días.
Delia se dio la vuelta y se dirigió hacia las habitaciones, no sin antes sonreírle. Un momento después, Sirius se levantó y fue a buscar a Cornamenta y a Lunático para bajar a desayunar.

Mientras, en el Comedor, Lily y Paloma se habían sentado y habían empezado a desayunar. Estaban untando una tostada con mermelad (Paloma) y otra con mantequilla(Lili) cuando llegó una lechuza que se le acercó con una carta. Que raro – pensó - ¿Cómo es que no llega con las demás lechuzas? Pero no
le dio más importancia, así que desató el pergamino de la pata de la lechuza y le dejó picotear pan de un plato mientras ella leía la carta.

Palideció.


Lily Evans:
Según me he enterado, estás saliendo ahora mismo con
James, ¿no es así? Quería darte mis más sinceras felicitaciones. El… dijo que te
tendría a toda costa y así fue. Era como un reto para él ¿sabes? Realmente no le
gustabas, aunque supongo que ahora si, si está saliendo contigo claro que le
gustas(o talvez eso dice), enfin eras la única chica que no había podido
conseguir una vez se lo había propuesto. La verdad es que ahora será más
popular, estando con una chica tan bonita e inteligente como tú, así que no creo
que te deje pronto. Pero bueno, mis más sinceras felicitaciones y espero que lo
mi querido James se lo tome en serio y no sea como con todas las chicas con las
que ha estado en lo poco que va de curso.


La carta no venía firmada, pero Lily apenas reparó en eso. Se había quedado pálida, sentada con la carta en la mano temblorosa. Un fuerte sentimiento de rabia y de dolor le inundó por completo. Se sintió de repente estúpida y profundamente afligida. ¿Cómo no se había dado cuenta? James no había hecho más que aprovechar la ocasión para
demostrar que él podía ligarse a cualquier chica. Y ella, Lily Evans, que se había prometido en incontables ocasiones que jamás dejaría que pasase, había caído como una idiota en su juego.
-¿Que te pasa Lili?-pregunto su amiga,Lili no contesto, le basto con entregarle la carta a su amiga, que la leyó muy rápido y al igual que ella palideció.
-¿No creerás que es cierto o s..?
En ese momento entraron en el Comedor James y sus amigos.
- ¡Lily! – saludó James con alegría al verla – Buenos días.
Se acercó a ella para darle un beso y ella le pegó un sonoro bofetón.

- ¡Eres idiota, James Potter!
– gritó mientras las lágrimas rodaban sin control por sus mejillas - ¡Idiota! ¡Te odio y no quiero volver a verte en mi vida!
Salió corriendo de allí conteniendo un sollozo y dejando a James perplejo, tocándose la mejilla donde ella le había pegado.
- ¡Lily! – exclamó.
Iba a seguirla cuando Sirius le detuvo mientras recogía la carta, que se le había caído a Lily al irse corriendo, del suelo.
- ¿Y esto? Creo que se le ha caído a ella…
-Por primera vez usas la cabeza, ¿verdad Black?, si es de ella.
-Oye no me digas tonto…
-no te lo dije.
-pero lo insinuaste.
-si te queda el saco..
Mientras sus amigos peleaban James leyó la carta, frunciendo un poco el entrecejo.
- ¿Qué demonios es esto? - se indignó - ¡Si esto no es verdad! ¡No he estado con ninguna chica! ¿Jamis? ¡No sé quien cuernos puede haber escrito esto!


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Iris Roberts
XxVampiroxx
avatar

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 30/06/2008

MensajeTema: Re: DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA   Vie Ago 08, 2008 7:45 pm

Maldiciendo por lo bajo, James salió corriendo del Comedor en busca de Lily, mientras sus amigos se quedaban en el comedor.

Ella
corrió por el pasillo, cegada por las lágrimas mientras en su interior
se ahogaba de decepción, rabia y desconsuelo. Corrió al séptimo piso,
pasó tres veces por delante de la pared, donde apareció una puerta. La
abrió y entró corriendo, cerrándola de un portazo. En el exterior, la
puerta desapareció.


James recorrió todo el colegio
intentando encontrarla por todos los medios. Pero fue en vano. Se le
ocurrió ir a la Sala de los Menesteres, pero no consiguió que la puerta
se abriese para él. Se apoyó en la pared y se dejó resbalar hasta el
suelo, llevándose las manos a la cabeza, desesperado. Todo parecía ir
tan bien… ¿Dónde estaría ahora? Recordó sus lágrimas y algo en su
interior se estremeció. Lloraba por su culpa… Necesitaba terriblemente
explicárselo todo, necesitaba devolverle la sonrisa…
Delia pasaba por allí algo perdida, en busca del Gran Comedor, cuando le vio allí sentado.
- ¿Estás bien? – preguntó preocupada mientras se acercaba a él - ¿Puedo… puedo ayudarte?
- No, gracias – James levantó la vista e intentó sonreír – estoy bien.
Delia arqueó las cejas, obviamente sin creérselo, pero decidió no insistir.
- ¿Sabes dónde está el Gran Comedor? – inquirió, cambiando de tema.
-
Si, por supuesto. Ahora voy para allí – dijo levantándose con un
suspiro – voy a buscar a mis amigos, puedes venir conmigo, si asi lo
deceas.

-Calro que si, muchas gracias – le agradeció Delia.
Se
alejaron por el pasillo en dirección al Comedor. Una vez allí, James se
despidió de ella y se fue con sus amigos. Delia se sentó a desayunar,
mirando de vez en cuando a su alrededor y sin intimidarle en ningún
momento el estar sola entre tantos desconocidos.
- ¿La has encontrado, Cornamenta? – preguntó Remus y Paloma al mismo tiempo.
- No – suspiró James – Creo que se ha metido en la sala de los Menesteres. Ya veré si luego puedo encontrarla.
Hubo un momento de silencio.

- Por cierto – dijo James, intentando quitarle importancia al asunto de Lily
- ¿sabéis quien es esa chica con la que he venido? No la había visto nunca, y parece de nuestro curso…
-
Se llama Delia Blythe – informó Sirius – La he conocido esta mañana –
explicó al ver los rostros de sorpresa de sus compañeros
– Es de Gryffindor, y al parecer es nueva…
-
Creo que ya sé quien debe ser – interrumpió Remus, pensativo – el otro
día oí hablar de ello al director con Slughorn. Viene de un colegio de
magia que hay en España. Su madre es de por allí cerca, no me enteré
muy bien de esa parte… y su padre es inglés. Al parecer es una chica
asombrosamente inteligente… Se trasladaron aquí por motivos de trabajo
de su padre y el director la aceptó en el colegio.
- Vaya – se asombró James – Hay pocos casos de gente que es aceptada a estas alturas de curso…
-James, porfavor, no seas ridículo, es una de las chicas mas inteligente, divertida, linda y super buena onda que haya aquí…
-Creo que me voy a enamorar de ella- dijo Sirius con una voz algo soñadora.
Todos rieron, pero Paloma se limito a mirarlo de forma desafiante y decir:
-as
lo que quieras, pero con mis amigas no te metas, IDIOTA!!!- se paro y
se dirijio a la puerta, mientras decia-James voy a ver si te puedo
ayudar con Lili, ok?- después de eso desapareció.

Delia se
levantó en ese momento, ajena a la conversación que los Merodeadores
habían manteniendo con Paloma, y se dispuso a salir cuando se chocó con
un chico de sexto.
- ¡Mira por donde vas, niña! – exclamó el chico de malos modos.
- Mira tú también – contestó ella sin inmutarse, arqueando una ceja.
-
Jajaja – rió tontamente uno de sus compañeros – mira, la chica guapa se
te jo…jo.. te responde mal - decidió no utilizar una palabra que sabia
que si escuchaban le hiba a ir mal.
- Si que es guapa, si, aunque
un poco pequeña – rió el chico también – Anda, aparta preciosa, que
quiero desayunar. Ya hablaremos luego.
- Qué falta de modales

fingió escandalizarse ella – Hay que dejar pasar a las señoritas… ¡Oh!
– exclamó - Es verdad… Pasad, por favor… Los chicos riendo con
expresión de idiotas, pero, cuando estaban entrando, el matón se dio
cuenta de que algo no acababa de estar bien.
- Eh, oye… - entonces
el significado de sus palabras acabó de llegarle al cerebro - ¿Nos has
llamado señoritas? – se le ocurrió algo que le pareció horriblemente
astuto y que le hizo sonreír satisfecho - Te puedo demostrar que no lo
soy… - empezó a acercarse a ella peligrosamente.
Sirius, James y Remus ya se habían levantado cuando Delia sacó la varita e hizo que ambos colgaran por los tobillos en el aire.
-
Si queréis – dijo ella fríamente – Os cambio la cara y así no tendréis
problemas para que la gente no os vea cuando pasáis o para que no os
confundan con señoritas maleducadas.
- ¡Suéltanos niñata! – gritó el chico, iracundo– O… o… ¡O te arrepentirás!

Delia hizo que se tambaleara en el aire.
-
Creo que no te das cuenta de que eres tu el que está en apuros, y no
yo. Pero no te preocupes, que voy a refrescarte un poco las ideas…
¡Aquamenti!
De su varita surgió un fuerte
chorro de agua fría que les empapó a él y a su amigo. Luego les dejó caer al
suelo otra vez y, pasando majestuosamente por encima de ellos, salió de allí,
dejando perplejos a todos los que estaban en el Gran Comedor.
- Caray – fue
el único comentario de Remus.
- No está mal para ser su primer día en el
colegio –coincidió James.
-Creo que si podría llegar a enamorarme de
ella-dijo Sirius, que se hecho a reir, con sus amigos siguiéndolo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
dejen lindos post!! XD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Idarim Shadows
XxHada/VampiroxX
avatar

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 20/06/2008
Edad : 26
Localización : En El LeJaNo MuNdO dE mIs PeNsAmIeNtOs^^

MensajeTema: Re: DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA   Sáb Ago 09, 2008 9:49 pm

te los dejaremos en la seccion de opiniones de fics jeje.Abre un tema alli y alli se opinara xD
aunque ya sabes lo k pienso xD

_________________
*..*Bella Cullen*...*


Gracias Amy!!!>.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://misticworld.superforo.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA   

Volver arriba Ir abajo
 
DE LILY/ JAMES Y SIRIUS/PALOMA
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fallece Etta James
» Henry James, Cuatro fantasmas
» LAS BOSTONIANAS, Henry James
» Henry James: varias novelas
» La opinión James Randi VS Zahoríes y radiestesia..

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Misticworld :: Fans fics y Fans arts :: Fan Fics-
Cambiar a: